Gran Canaria
s. XX (1909-1910)

En 1909, Gonzalo Manrique, un joven canario estudiante en Salamanca, recibió el encargo de invitar a Unamuno a los Juegos Florales de Las Palmas de Gran Canaria en 1910. Tras aceptar la invitación, el rector conectó con la singularidad del paisaje isleño y con diversos escritores de Tenerife y Gran Canaria. Los episodios del viaje de Unamuno son recogidos por Manrique en un diario que titula Tempestad de piedra.
Sesenta años más tarde, en el verano de 1970, Pedro Luna, el nieto de Manrique, será el encargado de depositar el manuscrito de su abuelo en la Casa Museo de Unamuno en Salamanca, a donde viaja tras participar en un campo de trabajo en la costa de Tarragona.

 

A partir de 12 años
Autor: José A. Luján
ISBN: 978-84-936322-9-8
Precio: 6,90€
 
>>Volver